El oro en el arte

10:58 IndaloGold 0 Comments



Son muchos los lugares donde podemos apreciar el magnífico resultado que se obtiene cuando utilizamos el oro con una finalidad artística. Hoy vamos a dar un paseo por cinco rincones del mundo donde se da muestra de ello.


La primera parada la vamos hacer en el Museo del Oro de Colombia, en la ciudad de Bogotá, debido a que es el que posee la mayor colección de orfebrería prehispánica del mundo.

En este museo podemos encontrar 50.000 piezas de orfebrería y alfarería de culturas indígenas del periodo precolombino, de las cuales treinta y cuatro mil son piezas de oro y tumbaga.

Para los amantes de la pintura nuestro siguiente destino es una visita obligada ya que nos dirigimos a Neue Galerie, situada en la Quinta Avenida de Nueva York. En esta galería nuestros ojos pueden deleitarse admirando una de las obras más caras del mundo, el Retrato de Adele Bloch-Bauer I, de Gustav Klimt. La genialidad de esta pintura reside en que está hecha de óleo y oro sobre lienzo.El artista tardó 3 años en terminar esta obra que tiene un tamaño de 138 cm x 138 cm y fue comprada por el magnate de los cosméticos, Ronald Lauder, por 135 millones de dólares.

La historia de este cuadro no se queda atrás y es tan fascinante que han hecho una película.

Para nuestra siguiente visita es necesario que cojan sus abrigos ya que nos adentramos en la fría Rusia, exactamente en el Museo del Hermitage de San Petersburgo.

La exuberancia y riqueza de los zares rusos no pueden pasar desapercibidas, por lo que hoy visitaremos la Sala de Oro de este museo. En esta sala están expuestos diferentes objetos entre los que destacan iconos chapados en oro que pertenecían a la familia real, un juego de tocador de oro de 46 piezas que incluye teteras, tazas para café, candelabros y otros producidos por joyeros alemanes para la Emperatriz Anna I, joyas de oro de los escitas y griegos, decoraciones de trajes, etc.

También podemos encontrar numerosas piezas de oro que Catalina la Grande guardaba en su palacio de invierno.

Este museo posee una colección formada por más de tres millones de piezas y  es uno de los grandes tesoros que no nos podemos perder.

Tras este paseo podemos dejar los abrigos y ponernos cómodos para visitar el Templo Wat Traimit en Bangkok, Tailandia. En este monasterio podemos ver el Buda de oro, que es la estatua de oro macizo más importante del mundo con una altura de 3m y un peso de 5,5 toneladas.

En el año 1930 destruyeron un viejo templo abandonado y como resultaba imposible para la gente destruir la estatua de Buda que contenía, aunque tenía un aspecto muy deteriorado, decidieron llevarla al pequeño templo de Wat Traimit. Esta pagoda no disponía de las instalaciones necesarias para la buena conservación del Buda, así que estuvo 20 años en el exterior del templo bajo un techo de chapa. En 1955 se construyó un edificio nuevo y al mover la estatua con una grúa, ésta cayó en el barro y desencadenó la preocupación de la gente que se asustó debido al mal augurio y huyó tras comenzar una fuerte e implacable tormenta que duró toda la noche. Al día siguiente, cuando volvieron para evaluar los daños, vieron que el estuco mojado estaba agrietado y dejaba ver un metal brillante. Tras examinarla bien,  se dieron cuenta que bajo el estuco la estatua era de oro macizo.

Se dice que la estatua fue envuelta  bajo una capa de yeso para que no se la apropiaran los birmanos, que por entonces asediaban la ciudad. Más tarde, cuando fue transportada a Bangkok, permaneció sepultada durante casi 200 años.

En nuestra última parada vamos a disfrutar  de la naturaleza en su estado puro desde el Templo de Oro de Kioto, Japón.


En 1397 el shogun Ashikaga Yoshimitsu empezó a construir, como residencia de descanso, este maravilloso palacio que rebosa paz y belleza y que se encuentra en plena naturaleza. Tras la muerte de Ahikaga lo convirtieron en un templo zen y lo utilizaron para guardar reliquias de Buda.

Se llama Templo de Oro porque este edificio de tres pisos posee las dos plantas superiores recubiertas con hojas de oro puro.

Este pabellón, uno de los edificios más bonitos y emblemáticos de Japón, fue declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco.

¡Esperamos que hayan disfrutado de nuestra ruta y gracias por viajar con nosotros!

Son muchos los lugares donde podemos apreciar el magnífico resultado que se obtiene cuando utilizamos el oro con una finalidad artística...