Haga lo que funciona

11:51 IndaloGold 0 Comments



En el deporte, en los negocios y en casi todos los aspectos de la vida, a todos nos gusta ganar, triunfar, tener éxito. ¿No es cierto? Aun así, en ocasiones lo que nos detiene para actuar en consecuencia no es precisamente lo que somos hoy, sino aquello que nosotros mismos dudamos que podamos ser.

En el negocio de redes y casi todo en la vida, los triunfadores poseen un grado muy alto de seguridad interna o autoestima que les impulsa para dirigir sus acciones con el fin de alcanzar el éxito que han visualizado.

Pero, ¿Qué pensamientos, hábitos, actitudes y acciones genera un distribuidor para ser exitoso?

1º Tenga un sueño. ¿Por qué será que, de niños/as, todos teníamos sueños y ya de adultos hemos dejado de soñar? ¿Recuerda cuando recostado, de espalda sobre el pasto, miraba hacia el cielo azul y las nubes formaban figuras en movimiento y de pronto su imaginación empezaba a divagar, viéndose a si mismo metiendo ese gold o encestando esa canasta que hacia ganar a su equipo? O si era niña, ¿Recuerda cuando se veía como exitosa bailarina de ballet? ¿Recuerda cuándo, estando en clase el maestro le llamaba la atención a algún niño/a, diciéndole que pusiera atención, que dejara de soñar?

Lo anterior sugiere que todos, de niños, teníamos el habito de soñar. Muchos logramos aquello que soñábamos en esa temprana edad, destacando en ese deporte o en la actividad que entonces era importante para nosotros; nunca consideremos limites, simplemente nos pusimos a trabajar con todo empeño para lograr el éxito y éste llegó.

Es bien sabido que las personas que tienen un sueño o razón lo suficientemente poderosa como para moverlas a la acción, por lo general, tarde o temprano, encuentran la forma de hacerlo realidad. Con frecuencia el fracaso no puede atribuirse a la falta de habilidad, sino mayormente a la imposibilidad de volver a soñar y esto impide la existencia de esa razón que nos impulsa a la acción.

De adultos, la mayoría de las personas piensan primero en las limitaciones, en las razones por las cuales tal o cual sueño no puede volverse realidad, cosa que no hacíamos de niños. Los distribuidores exitosos lo han sido, en parte, porque han vuelto a soñar y se han puesto a la acción sin dar importancia a las supuestas limitaciones que muchas veces sólo existen en la mente.

2º Tenga actitud optimista. Hemos observado que esta es una d elas características distintivas de todo distribuidor exitoso y de ello se desprende que es difícil derrotar a una voluntad optimista y apasionada por el triunfo mismo. Es fácil identificar a estos entes privilegiados, pues siempre irradian tanto optimismo y entusiasmo que difícilmente podrían fingirlos. Saben que el pasado es como un cheque que está ahí, pero ya no pueden beneficiarse con él, lo mismo que con el pasado, toman el pasado sólo como enseñanza. Los triunfadores saben que la vida es un proceso que ellos controlan. Deciden siempre tomar las cosas de la vida con una actitud mental positiva. Jamás se ven fracasando.

3º Fíjese metas concretas. Si no sabe a dónde va, ya llego. Imagine que llegara al aeropuerto a comprar un boleto de avión y una vez estando en el mostrador dijera: “Señorita, necesito un boleto.” “¿A dónde desea viajar?”, le respondería ella. ¿Qué pasaría si usted le dijera: “No sé”? Es claro que no le podría vender el boleto, pues primero debe saber específicamente hacia dónde se dirige. Lo mismo sucede en las redes. Si no tiene un destino específico hacia el cual dirigir sus acciones, entonces cualquier punto al que llegue será tan bueno como cualquier otro. Las personas que van por la vida sin metas claras son como navíos a la deriva que por lo general terminan encallando o hundiéndose.

Los triunfadores siempre saben hacia donde se dirigen. Sus palabras, acciones y conducta reflejan éxito en todo momento. Cada una de sus acciones les conduce cada día más cerca de las metas que se han fijado, a corto, a medio y a largo plazo.

4º Sea perseverante. Los triunfadores siempre son los llamados doers (gente que hace que las cosas sucedan). No dejan nada al azar o a la suerte; su éxito está cimentado sólo en el trabajo diario disciplinado, persistente, sistemático y congruente con las metas que se han fijado.

Muchas personas sólo esperan a que las cosas sucedan; otras se limitan a ver las cosas que suceden. Los triunfadores en el negocio de redes no necesariamente son los de mayor escolaridad o experiencia. Son las personas que tienen un ardiente deseo de lograr el éxito y simplemente actúan, día tras día, hasta alcanzarlo.

Saben o intuyen que su persistencia y determinación son más importantes que ciertas teorías o métodos un tanto sofisticados y simplemente se ponen en acción cada día.

5º Escuche más. Este es uno de los hábitos que más trabajo le cuesta adoptar a la gente que se halla en las redes de distribución, ya que toda la preparación que se les da está orientada a que sean ellos/as quienes compartan la información con sus prospectos.

Los triunfadores han aprendido que, si escuchan a los prospectos, pueden adaptar mejor la información que comparten. Entienden la importancia de saber escuchar, pues saben que antes de empezar a compartir la información la persona debe ser receptiva y esto se lograra dejándole hablar primero, para que exponga sus puntos de vista y deje de estar a la defensiva.

Por otra parte los distribuidores exitosos también se esmeran en reconocer cada logro de sus distribuidores y la única forma como pueden mostrar cada logro de sus distribuidores y la única forma como pueden mostrar lo mucho que aprecian su contribución es diciéndoselo.

Lo que determina el éxito o el fracaso del negocio es el esfuerzo y la dedicación de todos sus distribuidores y por ello los triunfadores saben escuchar y comunicar a su organización su propia visión de logro, realización, éxito y triunfo.

6º Use eficientemente su tiempo. Los triunfadores se caracterizan por el uso inteligente del tiempo ya que saben que ésta es la única limitante que existe en el negocio de redes. Por ello, establecen planes diarios, semanales, y mensuales para realizar sus actividades, fijando prioridades y concentrando sus acciones en aquellos eventos que les rinden más efectivamente, en función del esfuerzo desplegado. No desperdician el tiempo al prospectar y vender la cita para que sus prospectos acudan a la junta de oportunidad, no se involucran en la plática intrascendente y su llamada telefónica inicial dura alrededor de 30 seg.

Un triunfador sólo hace presentaciones cuando tiene la total atención de las personas a las que va a informar acerca de su oportunidad. Prefiere hacer una o dos presentaciones diarias con otros tantos grupos de personas, que andar haciendo presentaciones individuales por toda la ciudad.

Invariablemente saca provecho de las juntas de oportunidad oficiales teniendo siempre un numeroso grupo de prospectos invitados, ya que a éstas asisten los distribuidores que ya firmó durante la semana, quienes también llevan a sus propios invitados a las subsecuentes presentaciones.

Cuando el triunfador está comenzando en el negocio, dedica casi la totalidad de su tiempo a prospectar y a afiliar a nuevos distribuidores. A partir del momento en que ya está recibiendo cheques de regalías, siempre procura respetar la siguiente división de su tiempo:

* 40% para prospectar y firmar distribuidores.
* 30% para entrenar a su organización.
* 20% para vender los productos y servicios.
* 10% para leer, estudiar y prepararse mejor.

Cuando sus ingresos ya son considerables, vuelve a esta como al principio, solo que ahora dedica casi todo su tiempo a entrenar a su organización, a desarrollar a sus líderes y a hacer seguimiento.

7º Apoye a su organización. Los distribuidores exitosos demuestran su interés por el éxito de sus patrocinados, dedicándoles tiempo para enseñarles a hacer el negocio y ayudarles a firmar a sus primeros distribuidores; aquí, un punto clave y de enorme importancia es hacer que el nuevo distribuidor adquiera confianza.

No escatiman en obsequiar al nuevo distribuidor ciertos materiales que aún no conoce y que pudieran servirle para ir aprendiendo paso a paso; algunos incluso, les obsequian algo simbólico, como pudiera ser el distintivo (pin) que llevan en la solapa, un producto, algún video de la compañía o una docena de folletos.

Establecen una atmosfera proactiva entre los miembros de su organización y no dejan escapar oportunidad alguna para felicitar al nuevo distribuidor por sus pequeños logros iniciales.

Cumplen siempre con sus responsabilidades como líderes, no exigiendo a otros nada que ellos no estén dispuestos a hacer. Su gente sabe que puede contar con ellos; tienen buen sentido del humor; se divierten enormemente; a cambio, su organización siempre está dispuesta a realizar su mejor esfuerzo y a seguir sus indicaciones. Logrando que sus distribuidores tengan éxito, ellos alcanzan el suyo.

8º Enfoque su interés y esfuerzo. El distribuidor exitoso es una persona que concentra y enfoca todo su interés y esfuerzo en una sola oportunidad de negocio. Se dedica a ella por completo invirtiendo todo el tiempo disponible para lograr las metas que se ha fijado..

Es claro lo que sucede por falta de concentración y enfoque. Imagine que quiere encender un fuego por medio del sol y una lente de aumento. Una vez que encuentra la posición idónea donde se concentran los rayos del sol, dejando inmóvil la lente pronto encenderá el fuego: pero si cambia el enfoque o dirige los rayos a uno y otro punto evitando la concentración, nunca iniciara ese fuego. Bueno, pues lo mismo sucede en las redes.

Difícilmente se logra el éxito trabajando simultáneamente en dos o más negocios de redes y esto lo saben los triunfadores. Sin embargo, muchas personas erróneamente piensan que pueden hacerlo, ya que para llegar a la cima en cada oportunidad, el negocio de redes es incompatible con una atención dividida. Es como estar moviendo la lente de un lado para otro, sin lograr la concentración o enfoque.

9º Sea cada día mejor. El distribuidor exitoso ha tenido que aprender a vivir con el éxito, lo cual no siempre ha sido fácil. En algún punto durante su viaje hacia la independencia financiera se ha tenido que dar cuenta de que solo siendo más y mejor como persona, podrá hacer aquellas cosas necesarias para lograr sus metas y finalmente tener lo que se ha soñado

Sabiendo que las redes en cierta medida significan un cambio de vida en toda la extensión de la palabra, procuran mejorar cada aspecto de su manera de ser y de relacionarse con los demás. Están siempre leyendo y estudiando acerca de su negocio, de liderazgo y desarrollo personal.

10º Dedíquese a una sola cosa a la vez. Los triunfadores saben que es muy destructivo distraerse con demasiadas cosas por hacer a la vez. Saben que si se encuentran muy ocupados tratando de hacer lo anterior, jamás podrán hacer ninguna de ellas todo lo bien que fuera posible. Es mejor terminar una tarea antes de pasar a la siguiente. Han aprendido a priorizar y concentrar su atención en la tarea que emprenden hasta que la terminan. Esto, por sí solo, puede representar toda la diferencia en la calidad de su esfuerzo.

11º No se comprometa de más. Los triunfadores han aprendido que el negocio de redes significa un trabajo dedicado. Es muy fácil que se comprometan de más y por tanto, también han aprendido a decir que no. Se han dado cuenta de lo que se requiere para conducir el negocio y se comprometen consigo mismos para hacer solo las cosas que más les rinden.

Jamás olvidan que el negocio es precisamente de redes, por lo que siempre promueven la participación de los distribuidores en su línea descendente. Al proporcionar que otros se muestren activos y sean reconocidos, logran que algunos se conviertan en líderes, asegurando de este modo el crecimiento de su negocio.

12º Afirme y visualice. Es un hecho que nadie puede tener sino un solo pensamiento a la vez. La gente exitosa por lo general tiene solo pensamientos positivos. Si se da cuenta de que por ahí se le atraviesa algún pensamiento negativo, ¡cuidado!, porque está tomando un rumbo equivocado; solo repita mentalmente: “cancelar, cancelar”, tal como lo hace con su computadora.

Los triunfadores a menudo se repiten a sí mismos enunciados breves positivos equivalentes a “si se puede”, lo que repetido una y otra vez llega en realidad creerse. Recuerde: ¡usted es lo que cree que es!

13º Logre su desarrollo integral. Al tiempo que los distribuidores exitosos van progresando en el campo financiero solo algunos tienen la fortuna de desarrollarse en los otros importantes campos de la vida: personal, social, familiar, espiritual.

En muchos casos, de nada sirve el progreso económico cuando en otros aspectos de la vida del distribuidor sigue siendo un desastre. Se dice que si la persona tiene conductas negativas y no cambia, sólo será más de lo que ya es. Para decirlo de otro modo, si es sólo una bola repleta de basura, ambiciosa, sólo interesada en el dinero, malagradecida, conflictiva, creída, entremetida y vanidosa, al final sólo se convertirá en una despreciable e inmensa bola de suciedad que hará más notorias tales características; afortunadamente, no abundan estas personas en las redes, aun cuando en ocasiones las hayamos tenido más cerca de lo que hubiésemos deseado. Contaminan a los demás, crean conflictos y a la larga, se les evita. ¿Conoce a alguna de estas personas? ¡Aléjese de ellas! En ocasiones basan sus primeros pasos del éxito en acciones deshonestas, a veces comparables con el robo. Más tarde o más temprano terminan mal, a pesar del éxito que continúan teniendo por algún tiempo.

Nunca se ha sabido de alguien que en su lecho de muerte haya dicho: “¡Caray, sólo siento no haber pasado más tiempo en mi negocio!”

Muy contadas son las compañías que se preocupan por enfatizar el desarrollo integral del distribuidor en esos aspectos, siendo que, por una parte, esto propiciaría la atracción de gente cada vez más valiosa en todos los sentidos y por la otra, aseguraría la permanencia de un mayor número de personas por el simple hecho de encontrar resueltas sus necesidades completas de autorrealización y no sólo las económicas.

Aun cuando la clave radica en una decisión y elección personal, puede ser de utilidad que los distribuidores conozcan que existen mecanismos y programas para superar las fallas en esos aspectos. Por tanto, no estaría de más tocar esos temas en los programas de desarrollo y liderazgo, aun sabiendo que a algunos/as, sintiéndose todopoderoso/as, la información les entrara por una oreja y les saldrá por la otra. No todos son así y esa información pudiera ayudar a muchos.

En el deporte, en los negocios y en casi todos los aspectos de la vida, a todos nos gusta ganar, triunfar, tener éxito. ¿No es cierto?...